Contraventanas y Mallorquinas

Nuestras contraventanas y mallorquinas le ofrecen luz, intimidad, ventilación. Elija su confort gracias a la posibilidad de mallorquinas de lama orientable o fija. 

Como elemento de control solar, este sistema de mallorquina le permite disfrutar de un mínimo mantenimiento y una larga vida útil:

  • Marco de 46 mm de profundidad
  • Lama orientable
  • Lama fija
  • Protección solar
  • Ventilación
  • Intimidad
  • Mínimo mantenimiento
  • Larga vida útil
Características Contraventanas y Mallorquinas 

Luz, intimidad, ventilación

Con líneas suaves, elegante diseño y dos tipos de lama, orientable y fija, este sistema se adapta a su estilo arquitectónico, tanto con elementos rectos como con arco.

La rigidez de sus esquinas permite fabricar bastidores rígidos para una larga vida útil de su mallorquina que tan sólo requiere un mínimo mantenimiento y son 100% reciclables.

Colores y acabados intemportales

El color de sus ventanas imprime el carácter de su hogar que dura en el tiempo. Disfrute de la duradera persistencia de nuestros colores que se adaptan perfectamente a todos los estilos arquitectónicos.

Soluciones integrales: a todo color

Omniral es la revolucionaria tecnología desarrollada por E3 Windows System para dar un acabado de color integral en toda la superficie de los perfiles.

Ya no verá más el color blanco o marrón del perfil cuando abra la ventana. Disfrute de un aspecto único y la calidad de los sistemas de perfiles para ventanas Deceuninck. Aquí puede ver la gama de colores de Omninal.

Ruido Exterior

En entornos urbanos el ruido exterior puede provocar incluso problemas de salud. Disfrute de un buen descanso en el confort de su hogar.

Al estar abierto al exterior, el cajón de persiana es frecuentemente el punto de menor aislamiento acústico de todo el hueco de la ventana.

Mínimo mantenimiento

El PVC es una material muy resistente a la acción de los agentes atmosféricos, facilitando su mantenimiento.

Los acabados de color son resistentes al paso de los años. Nuestras lacas reflejan la radiación solar en lugar de absorberla.